Translate

viernes, 13 de diciembre de 2019

Soneto


Cualquiera puede escribir un soneto,
armar sentidos versos elegantes
buscar las rimas leves, consonantes,
mostrar el tema en el primer cuarteto.

Merece más aún nuestro respeto
quien busca las palabras importantes
que llegan al lector, que son constantes
verdades de belleza y su secreto.

Cualquiera puede escribir un poema
con una forma clásica, con rima,
con ritmo. Pero no cualquiera puede

dejar su verso pobre. Su problema
será decir, será su propia estima.
Al fin, sólo la belleza transgrede.

jueves, 5 de diciembre de 2019

Mientras tanto

Mientras espero que lluevan del cielo
las epifanías, aquí arden alas
de ángeles rotos y unas sombras malas
disparan sus balas hollando el suelo.

Mientras espero mi premio consuelo
el techo del mundo no tiene calas
para sus muertos, ni tierra ni palas.
Las sombras malas niegan hasta el velo.

Mientras espero ser reconocido
los carabineros fabrican ciegos
y violan mujeres, esos señores.

Mientras escribo así, tan distraído 
por la rima, del cielo llueven fuegos
quemando pájaros, matando flores.

viernes, 22 de noviembre de 2019

piedras visionarias

"Porque donde unas cuencas vacías amanezcan/ ella pondrá dos piedras de futura mirada"
Miguel Hernández

La muerte apunta a los ojos, 
-yo no quiero ni nombrarla-
tiene miedo que al mirarla
le pongamos mil cerrojos.

La muerte viste de verde
y nos dispara su enojo,
le responde un brazo rojo
¡el que resiste no pierde!

Nos dará la libertad
unas piedras visionarias, 
unas manos libertarias
y el amor a la verdad.

En Chile crecerán ojos
de todos los puños rojos.


martes, 19 de noviembre de 2019

happy end

(Elaborado a partir de un trabajo en el Taller de creación de canciones de Bienestar Universitario).

Me dijo
que me quería,
usaba,
como sabía,
la boca
que me podía.

Me dijo
que lo perdone,
sonaba
como en canciones
que juegan 
con emociones.

Y le creí
porque quería un
final feliz.

Me dijo
que era una puta,
que miente,
que lo disfruta
como hacen
las de la ruta.

Sus ojos
como cuchillos;
su boca,
ya sin el brillo;
mi cuerpo,
hecho un ovillo.

Y me dormí.
Ya no tendría un
final feliz. 

martes, 12 de noviembre de 2019

Hasta mancharme

Maldigo la poesía de quien no toma partido/ hasta mancharse.

Gabriel Celaya.

Lejos del café y las notas

sobre amor

cortesano y Leonor

de Aquitania suenan

los ecos de dictaduras black & white,

como una réplica generacional

de terremotos que creímos jubilados.

La prensa se lava las manos

como un Pilatos 

obsesionado con la higiene.

No hay jabón que quite la sangre

que llevan los neutrales 

como una escarapela incómoda.


Pienso que es fácil escribir barricadas

y me culpo por mi comodidad.

"No te apures", me dice el fantasma

de las calles pasadas, "volverán".

Siempre vuelven.

Volverán y será cuestión

de ellos y nosotros.

Será cuestión de callar

como los cristales democráticos,

o de tomar

partido hasta mancharme.

jueves, 17 de octubre de 2019

Peso


Un día te levantás alterado,
como si despertaras de un mal sueño.
Entonces descubrís que la vida pesa demasiado,
como si caminaras por un mundo
súbitamente inabarcable con la razón.

Todo sucede sin aviso previo
y te sentís como un Atlas jubilado a su pesar.
El mundo ha crecido tanto
que ya no te reconoce y no podés
subirlo sobre tus hombros.
El mundo es un hijo que nos abandona.

Un día te levantás
y descubrís que la muerte ya no es concepto,
es ese ángel que camina contigo,
como un amigo que te anuncia
que la fiesta terminó
y es hora de volver a casa.

lunes, 7 de octubre de 2019

¿Cómo puedo escribir de la pobreza...?


¿Cómo puedo escribir de la pobreza
catorce versos cómodos, livianos,
si no duele leerlos, si son sanos,
limpios? Puedo decir que la riqueza

de pocos es razón de la tristeza,
hambre, frío y dolor de mis hermanos,
pero tengo que hundir mi fe y mis manos.
¿Cómo describo, entonces, la belleza

cuando hay niños que duermen en la calle?
No cabe la receta en cuatro versos.
Aunque seamos pocos y dispersos,

aunque el dolor nos gane y nos estalle
Hay que escribir y amar. Hay que soñar,
hacer un mundo nuevo y despertar.


La función de la palabra

La función de la palabra
es dar un cuerpo efímero
al fuego que congela la garganta.
Es levantar un puente
entre mi yo y tu vos
para pasar los ladrillos que levanten
el puente entre vos y yo.

La función de la palabra
es clamar al cielo,
hundiendo los pies en la tierra.
Es un puente entre el átomo
y el universo.

La función de la palabra,
tibia mariposa de único vuelo,
es quedar como roca en tu memoria
en alquimia de música y belleza.

domingo, 6 de octubre de 2019

Final

de lo vivido
sólo queda
la memoria
esa hermosa
             terrible
                        ficción

jueves, 3 de octubre de 2019

Puzzle

¿Cómo puedo dormir,
si mis labios son
la pieza perdida
bajo la alfombra
de un puzzle que te dibuja
y te nombra?

¿Cómo puedo pensar,
si mis ojos habitan
sin verte,
y mi espíritu viaja
a 398 km, nornoreste?

¿Acaso acumular
preguntas retóricas
como piedras al cielo?

Acaso esperar
que los párpados ciegos
pesen como una condena.

Acaso viajar
de antena en antena
digitalizado
como un texto encriptado
de telefonía celular.

Mis labios perdidos
evocan tus besos
como un bálsamo herido
y el reloj anuncia
cinco veintiséis.

Prepararé un café
y partiré dejando este poema
como un texto encriptado
que te dibuja y te nombra.

jueves, 26 de septiembre de 2019

llaves


en mi bolso llevo llaves,
son de puertas familiares.
corazones bien abiertos
me reciben tan despiertos

cuando se cierran las puertas oficiales
y los sueños se resquebrajan
como cristales en un terremoto,
sólo queda el abrazo de la gente que ama
como quien respira.

la ciudad es un incendio indiferente
al dolor que bulle bajo la piel
de sus hijos-leños.

en mi bolso llevo llaves,
son de puertas familiares.
corazones bien abiertos
me reciben tan despiertos

en esta ciudad que lleva por nombre
una indicación en una carta marina
hay hogares que reservan un rincón
que me espera por tiempo indefinido.

esas casas generosas son una extensión
de corazones cuyas razones
sólo saben de amor solidario
y porfiada fe.

en mi bolso llevo llaves,
son de puertas familiares.
corazones bien abiertos
me reciben tan despiertos

La ciudad del monte sexto


La ciudad desprecia sus colores nuevos.
Reniega de las alas que brotan
de semillas traídas de otras tierras,
prefiere bailar al son de danzas hípster
de metrópolis extrañas que no podrían
ubicar en un mapa
la vieja capital de un virreinato en retirada.

La ciudad expulsa a sus hijos rotos
que duermen con la helada sábana del desamparo
cubriendo sus tristes huesos.

La ciudad se carga de ojos malignos
que muerden con rabia.
Como un animal desesperado,
La ciudad que prefiere no ver su espalda de tierra
se azota para matar los parásitos que crea de sí misma
y sólo logra dañar a sus hijos.

La ciudad del sexto monte
se muestra en selfies
Llenas de sol y ramblas;
pero prefiere ignorar
que camina mostrando sus vergüenzas al desnudo.

Sólo ahora entiendo a don Mario,
me dijo un poeta,
cuando se bañó del gris céntrico y ajado
de la ciudad del sexto monte.

miércoles, 25 de septiembre de 2019

Cuerpo

Mi cuerpo ha comenzado a fallar
como un automóvil
que descubrió el óxido
y la tristeza en calles
cada vez más ajenas.

Mi cuerpo es un lugar
súbitamente extraño.
Se ha divorciado del alma
de cuya existencia siempre dudé.
Cuerpo es un ente autónomo
y hostil
que rechaza el posesivo
que me empeño en adjudicarle.
Sabotea mi percepción del mundo:
a veces llega a dejarme creer
en mundos felices.

–¡Mi cuerpo! – grito, y me responde
con dolor y mareos y me recuerda
que la masa fofa y gris
que atesoro
es su prisionera.

Claudico.
Le regalo un dulce.

lunes, 16 de septiembre de 2019

De la B

Soy un poeta de la B.
No juego en el Estadio,
juego en canchas de barrio
llenas de barro y de fe
en la mágica poesía.
Sin embargo y por milagro
leí en claustros y teatros,
en cárceles y escuelas,
en paraisos tropicales,
y en dudosos locales
donde no eran
adorno las velas;
leí allá lejos y en mi aldea.

Soy de la B y juego
con placer infinito donde sea.
No tengo fuego ni libros,
ni me conocen las bibliotecas.
Soy el tipo que vive
acá a la vuelta y tiene
la cabeza en las nubes.
Dejo en tus manos esto que soy,
los signos torpes,
mis versos chuecos,
mi memoria.

miércoles, 11 de septiembre de 2019

Depósito


El infierno es un depósito oscuro
escondido entre mi piel
y una fe cancelada por fraude.
Se desliza fuera de mi
para detener mis pasos con sus gritos
como si fueran pájaros alcanzados
por piedras lanzadas desde otro tiempo.

El infierno
es una mirada vacía
en ojos que alguna vez amaron.

Desciendo a sus suburbios
como un planeta que ha extraviado su camino,
con el sol
alejándose a su espalda,
cada vez más fría.

Encuentro entre mis bajezas,
amarilla y ajada,
la fotografía de un niño que creía en el futuro.

El infierno me habita
como un pasajero incómodo que pretende
ser el propietario.

sábado, 31 de agosto de 2019

Sin

"Deshaced ese verso..."
León Felipe

El hombre sin

su cultura,

su legado,

sus objetos,

su lengua,

sus creencias,

su historia.

El hombre desnudo

hasta de sí,

apenas sombra de sí,

apenas barro,

apenas maíz.

El hombre

como el primer verso

de un poema perdido

en la papelera de Dios.

jueves, 29 de agosto de 2019

Deja vu

¿Y si este tiempo

fuera el eco de un tiempo ya ido.

Tal vez un reflejo tardío.

Podríamos verlo plegarse,

repetirse como un

profeta ebrio.

Hay cierta belleza

en ese instante eterno

del deja vu.

Me aferro a eso como una nube

a su cielo.

Poder encontrarte

en otro pliegue caprichoso

del tiempo,

Y reconocer tus ojos

otra vez

en un cíclico y místico

deja vu.


lunes, 26 de agosto de 2019

música


Los números escapan de mis manos
y su música no besa mi piel seca.
Mi corazón es un desierto caótico
donde no posan sus pies las divinas musas.

¿Dónde debo buscar
la música perdida?

Los números ríen
como duendes incorpóreos.
Ajenos a mis intentos inarmónicos,
al mantra que enmudeció en mis labios.

Los números enumeran
un universo que no me contiene.

¿Dónde debo buscar
si no es en el abismo
que cargo como un silencio
insondable?

Apreso mi seco corazón
en el primer escalón
de los diez estados.

En un instante
oigo tu voz,
electrónica y configurada
por números binarios;
es una música íntima que armoniza
con el lejano eco que busco.
Sonrío,
no todo
está perdido.

domingo, 25 de agosto de 2019

Para qué

¿Y para qué sirve la poesía?
Ahí está el truco: no tiene más utilidad
que gritar en la tribuna,
aunque sea un bello grito.

La poesía
no alimenta,
no abriga,
no alivia
el dolor ni consuela
almas amputadas.
La poesía
siquiera lo pretende.

La poesía es un espejo
de papeles arrugados
rescatados de la basura.
La poesía nos mira
con ojos de perro triste
y muerde como un vampiro
vegetariano.

La poesía
grita con voces encerradas
desde el fiat lux.

La poesía es el grito del ángel
que perdió la gracia y la fe
en una partida de póker.

La poesía es inútil
como un trasto obsoleto
en esta tierra obsesionada
por la tecnología y las
auténticas mentiras.

Por esas razones
beberé poesía,
me abrigaré con su belleza
fugaz de mariposa,
Y la usaré como un escudo.
ante eficaces
televisores.

sábado, 17 de agosto de 2019

cristales


Naufrago entre utopías de cristal.
Mientras busco la palabra perfecta
un hombre busca el sustento en una
volqueta de basura.
No puedo dejar de sentirme culpable,
aunque otro enriquezca la pobreza
del tipo que gasta baldosas a ver si en la próxima hay algo.

La ética y la estética juegan una pulseada
en un mostrador de estaño manchado de sangre de cordero.

Las utopías naufragan en los cristales de mis lentes
y mis versos se alargan en prosas
que mi estética destetada insiste en cortar, cor
tar.
Un tipo se sube al ómnibus.
Tiene ropas viejas y rotas y ofrece libretitas.
No tengo monedas para darle,
o sí tengo, pero sé que me queda poco crédito
y tendré que caminar más.
Los cristales se empañan en el frío de mi vergüenza.

Ahora, calentito, cenado,
sabiendo que no soy un hombre rico,
aliviado de mi probada inocencia,
escribo un poema metafísico de formas clásicas
-que suene como debussy, me dicta
el fantasma de las culturas pasadas.
Entre el conteo de sílabas métricas y el acento en la sexta,
me persigue la cara del hombre en la volqueta,
que también es la cara del hombre en las libretas.
Sospecho que es la cara del Hombre.

El cristal se licúa y en él
naufraga el mundo.

lunes, 12 de agosto de 2019

Lluvia


Llueve como si el agua nos lavara
la culpa de soñar y no haber sido.
Llueve y lleva la lluvia lo vivido
como si cada gota nos borrara.

Pero hay huellas que quedan en la cara,
y otras, imperceptibles, hacen nido
en pozos donde nadie se ha atrevido.
Hay una lluvia negra que nunca para.

La lluvia moja sólo superficie,
no descansan sus gotas en el alma
sedienta tras áridos, falsos viajes.

Llueve en vano, sobre seca planicie
donde no brota vida, ni se calma
tanta sed. Llueven húmedos mensajes.

retornaré en flor


cuando muera
no habrá banderas
ni serán leídos
mis poemas en las escuelas.
pasará que
cuando muera
lloraran sólo
a quienes duela
y brindarán los amigos
como si fuera
mi cumpleaños.
cuando muera
será en hermoso silencio
con sol de primavera
y luz de otoño.
cuando muera
retornaré en flor y te besaré
como por vez primera
para que recuerden tus labios
quien era.

domingo, 4 de agosto de 2019

Buen hombre

No soy un hombre bueno.
Aúllan en mi pecho legiones en guerra,
y la bondad no puede llegar a mis ojos
a encender una hoguera de esperanza.
No soy un hombre bueno,
pero lo intento
más allá del decálogo del boy scout
-fui un pésimo boy scout: nunca aprendí a traicionar-
No soy un hombre bueno,
los hombres buenos no dudan
y dan todo de sí.
No soy buen hombre, soy hombre nube.
Tapa mi nube un sol que abra mi pecho,
y dé la victoria a esa bondad que oprimo.
La materia que forman mis átomos
tiene diez estados, como estaciones de un tren
abandonado.
Todavía no ha parado
en la estación de la Bondad

titán

1
La ciudad es un titán maldito
que muerde la carne de sus hijos
y los escupe en las veredas
como ofrendas al demonio de la miseria.
Sobre su asfalto manchado
de aceite y odio ciudadanos
con plástico seis millones y bicicletas sin freno
reparten fast food a revolucionarios de pantalla.
Hay quien promete limpiar todo:
ya sabemos a quiénes nos consideran mugre.
2
En el pueblo de la siesta los travestis joden
cuando dejan de ser pintorescos
y se les da por ser humanos.
Los hijos sanos de las buenas familias
velan por la necesaria desigualdad;
en el pueblo de sus padres
los negros no entraban a boliches de blancos,
y los libros de los comunistas ardían en las plazas.
El pueblo sigue teniendo dueños
y no se mencionan en voz alta
ciertas cosas.

domingo, 7 de julio de 2019

Decir que te amo

Decir que te amo
es encerrar en cinco letras
veinte años de soles y lluvia
y abrazos que sostienen
como árboles al cielo.

Decir que te amo
es un intento pobre pero imprescindible
de traducir besos en una palabra
mágica y enana que no alcanza
a decir angustia, placer, dolor,
despedidas, soledad y alivio.

Hay gente que supone
que trabajo con palabras:
lamento defraudarlos.
En este momento no puedo armar
emocionantes discursos,
poemas que sean recitados en colegios
ni cartas de antologías literarias;
apenas puedo, con torpe voz
decir que te amo.

Levántate

Levántate,
grita una voz que no es mía
y sin embargo sale de mis uñas,
de mi sombra, del fondo de mi niñez,
de cada traición que le hice
a mis esperanzas.

Levántate,
dice la voz en una lengua extraña,
en un español de otra galaxia,
que no era el de mis amigos,
no era el de mis padres,
pero que me trae las nubes
y el sol de aquel cielo
que brillaba mi bicicleta roja,
mi pelo con coleta
-sí, tuve pelo-, mi antediluviana juventud,
mi niñez de exilio,
mi voz horrible cantando
canciones de Mercedes Sosa
a una hermana que nunca se quejó.

Levántate,
me grita y ya sé que soy yo el que grito
desde el suelo, desde el mismo
suelo que visito desde mi infancia.
Levantate, vení, vos podés, dale
y la voz son todos los que me aman,
los que me amaron y me vieron
una y otra y otra y otra vez
caer y levantarme, eterno
habitante del abismo, eterno
perdedor de cada día.
¿Perdedor? No.
Perder es no aprender
a levantarse.

viernes, 14 de junio de 2019

Wim Wenders


Me visten tus alas de ángeles, Wim,
y vuelo por encima de cabezas
y me lleno de dudas y certezas,
para ver lo más noble y lo más ruin.

"Quien fui en el principio, soy en el fin"
sobre la piedra baja letra reza.
Adivino al ángel en la corteza
Fría del mármol. No existe tal fin:

todo vuelve y gira como una noria.
Tus ángeles mirándonos, hermanos
nos sienten, bendecidos y malditos

a portar nuestro amor y ser memoria
de nuestro dolor. En sutiles manos
yacemos, maldecidos y benditos.

lunes, 10 de junio de 2019

El tiempo que nos tocó


El tiempo que nos tocó
pide periféricos humanos,
esclavos de artefactos
que le dictan el objeto de su odio.

El tiempo que nos hirió
pasa de hombres que siembran utopías,
de mujeres que tejen cercanías.

El tiempo sin tiempo se maldice y nos condena
a vivir en un hoy sin mañana.
El tiempo quiere seres que no aman
y levantan las banderas con signos robados.
El tiempo forma tipejos
a su imagen
y sucia semejanza.

Este tiempo a destiempo
desprecia a los hombres
que le dan sentido al tiempo.

Ejercer la poesía


Ejercer la poesía en estos días
en que cotiza tan poco la palabra
es golpear sin sentido las aldabas
en las puertas monumentales y frías

de la casa donde yace la utopía.
No tengo memoria de sed tan amarga,
tan pagada de sí, tan cara y barata,
como este tiempo que mata las sonrisas

Ejercer la poesía en estos días
Es un salto de fe sin fe ni esperanza.
Es distraer el amor en la balanza
Donde vale más el odio que la vida

lunes, 3 de junio de 2019

Último acto

Asisto impávido
al último acto
de la vida de un cínico.
Explota
en sus ojos alucinados
el terror que provoca
la contemplación de su derrota.
Serpentea
en su lengua
la mordaz ironía final,
el último cigarrillo
de quien jamás ha fumado.
Pero el espectáculo debe esperar.
La urgencia de lo cotidiano,
tan prosaica como este poema,
me llama a continuar la jornada.
El cínico queda atrapado en el espejo
gritando a mi espalda
su soledad y rabia,
su final.

miércoles, 29 de mayo de 2019

uno


sin dios
ni dos
saberse uno
con terror del cero

sólo queda
dividirse
o sumar

ser dos con dios
o ser
uno
más
uno
en un universo que no enumera.

viernes, 24 de mayo de 2019

Fósforos


Quisimos arder, creímos ser fuego
y apenas somos fósforos fugaces.
Creamos dioses mirando el espejo
de nuestra rota vanidad. Volamos
usando alas prestadas hacia soles
que nos ignoran y luego quemamos
el blanco artificio de sed y sueños.
Somos un fósforo que brilla y muere

miércoles, 15 de mayo de 2019

Fuego

Líquido, rabioso, áspero
como este fuego que busca el cielo
sin éxito ni sentido,
así crece en mi pecho un rugido
que morirá en la garganta.

Hay demasiadas lunas
ladrando a perros distantes,
hemos perdido la razón y la fe,
sólo nos quedan edificios vacíos
sostenidos por símbolos mudos.

Áspero, sólido, empecinado
como una brasa que resiste entre cenizas,
duerme en mi garganta el grito
que quema mis palabras.

Mi perro mira la luna
en silencio.

miércoles, 1 de mayo de 2019

Ligeramente sabio


¿Cómo puedo describir la poesía,
si para mí todavía es un misterio?
Sería  cuestión de despertarme un día
Ligeramente sabio, con rostro serio

hablar de la poesía como ciencia,
explicar las leyes que rigen el verso.
Como si el poema fuera consecuencia
de aplicar una receta al universo.

Quizá me despierte místico y proclame
que es regalo de las musas, un arcano
sólo dado al iniciado que las ame.
No sé si es arte, no sé si es don. Es vano

buscar una explicación. La poesía
se dice y se percibe por la belleza
y la belleza es verdad y es armonía.
Cuando la leas lo sabrás con certeza.

sábado, 20 de abril de 2019

La noche como mar


Camino hacia la noche como mar,
sin otra convicción que la soledad
en la última estación.
Llegaré al final con el error en los labios
y el horror en los ojos,
pero ahora los párpados sienten el aire dulce
de sueños amables
y el leve peso de un beso me aligera la palabra.
He de trasponer la última puerta
con el error dulcificado por un hasta luego
y el horror en contradanza con la belleza.
He de sumergirme en el mar oscuro
Y perderme en su vientre de madre.
Al principio habré de renacer,
desnudo y otro,
con errores y besos,
olvidando mi camino para volver a pisar el suelo.

viernes, 12 de abril de 2019

canción para un sub 17

A veces toca perder.
No te voy a hacer
una bella canción
de la derrota.
A veces pasa.
Siempre tiene sabor a mierda.
A veces la derrota
siquiera sirve para aprender,
sólo duele como sabrás que duelen
las despedidas.

En esos días como este día
la derrota
será tu amiga.
Te apoyarás en ella,
en su miseria y su soledad
y levantarás de su barro
como un milagro
cada victoria.

viernes, 5 de abril de 2019

Fondo

Sucede que a veces
el mundo es un gran manto
que nos ahoga.
Sucede que a veces
se destapan todas
las ollas podridas 

Entre el horror y el cinismo
y los falsos compañeros
sólo queda la verdad
y la esperanza vapuleada 
como un torpe sparring 
ante la ira del campeón homicida. 

Cuando estamos acá,
tocando fondo con los ojos,
y el cielo es una ficción cruel,
sólo queda levantarse
y llenar de sangre
la cara del campeón. 

lunes, 18 de marzo de 2019

Livro

"Comme questa pietra/ è il mio pianto/ che non si vede" 
G. Ungaretti.


No posso falar português
no habita mi lengua ese dulce idioma.
No vuelan mis libros en alas de livros. 
Habité como un observador privilegiado
la ciudad de los marcos de piedra;
y como una piedra me mojó su lluvia,
pero quedó seco
mi corazón.
Nunca fui bienvenido en sus calles.
No posso falar,
no nace de mí.
Pero vuela sobre su país de capitanes de la muerte
y melodías clandestinas de libertad
mi seco y rojo
corazón.

Amor

"Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor."
La Biblia.
Ya no queda esperanza.
Se consumió como el cigarrillo de un condenado.
La fe se travistió en credulidad suicida
y se evaporó como el sudor de un obrero
que labra palabras en italiano en la puerta del infierno.
Sólo queda el amor,
solo como un poeta en el mercado de valores.
El amor sosteniendo el mundo del empuje de sí mismo
como un Atlas asmático y pobre.
El amor como un ciego
cantando en el desierto
la tonada más bella jamás escuchada.
El libro
ante el amor
quema sus páginas
y enmudece.

jueves, 14 de marzo de 2019

difícil


Es difícil ser poeta en estos días.
No me refiero, claro, a componer
versos con algo de ritmo y armonía;
eso cualquiera lo puede hacer.

Es difícil en estos días de ceniza
cuando golpean imágenes como balas
que no tienen origen, que siegan alas
de pájaros-niños. Es difícil la risa
cuando no es idiota, cuando las pelotas
valen más que las palabras.
Es muy difícil que abras
tus ojos y leas estas letras rotas.

martes, 5 de marzo de 2019

Carnaval

He visto el rastro rojo sobre las lonjas.
He visto los pies ardiendo y la sonrisa invicta en las bailarinas.
No importa nada, sólo hay que bailar,
sólo hay que dejar
la garganta,
las manos,
los pies.
Sólo hay que brillar,
-sudor en la piel como una constelación-,
sólo hay que ser sin que nada importe
-ni el dolor, ni las marcas de la piel, ni los cuerpos rebeldes a las fajas-
en esta noche efímera,
eterna,
única.
Ya serán los días
de trabajo y rostros serios
con máscaras de normalidad,
misa de domingos y ganas de irse.
Ya serán los días breves
e interminables.
Esta noche es de fiesta
de fiesta nuestra
aunque los de siempre le metan mano.
Esta noche,
Carnaval.

sábado, 2 de marzo de 2019

breve resplandor


ocurre durante el ocaso
un breve resplandor,
intenso como la última sonrisa
de quien comprende que la muerte es una puerta
y no le importa si hay otro lado.
en esa luz que llega
como el corazón de dulce
de una confitura,
se revelan versos maravillosos
que atisbo y olvido.
entonces llego a mi hogar
con sombras largas y difusas
y escribo algo sobre el ocaso
y la sonrisa última
que jamás alcanza en luminosidad
a la primera risa
de una niña en la mañana.

martes, 26 de febrero de 2019

Montevideo

Montevideo es un puerto
al que se llega por tierra,
Montevideo es la guerra
entre el río y el mar.
Es un viejo pirata
al que prohibieron la sal.
Montevideo es un desierto
cubierto de gente que no se ve.
Es una ciudad de postal
en un cielo digital.
Montevideo tiene ángeles guardianes
en pre conflicto con el patrón.
Montevideo tiene un don
para hacerme enojar;
como no la voy a amar
y a querer irme enseguida.
Montevideo es una partida
que siempre quiere volver.
Allí aprendí a querer
como se aprende a volar.

martes, 12 de febrero de 2019

Lujos

En la ciudad de los marcos de piedra
el sol besa como las balas de un sicario.
No hay nada más frío que esos marcos
que miran e ignoran como humanos.
En la ciudad de los marcos de piedra
el amor es incompatible con el mercado.
En la ciudad de los marcos de piedra
dejo amigos que son lujos inesperados.

lunes, 11 de febrero de 2019

jueves, 17 de enero de 2019

Llueve

Llueve
y
escucho a Zitarrosa
y
pienso que en algún lugar
la vida es porfiadamente bella,
como un colibrí en esta época de plomo.

Llueve
y
la vida no siempre es bella,
pero siempre es porfiada.
Hay
gente fuera de su hogar
y hay
intendentes que posan en fotos
y piensan
en elecciones.

Llueve
porfiadamente
y yo escucho
milonga de ojos dorados
y sueño con colibríes
y sol
y en un lugar
que no existe.

sábado, 12 de enero de 2019

No me hables del pueblo

Ya no me hables del pueblo
como si fuera un dios
que requiere sacerdotes de barricada.
Ya no me hables del pueblo
como si fuera inocente,
como si fueras
su abogado.

El pueblo es un estómago
y miles de bocas que gritan,
y miles de manos que empuñan cuchillos,
como un Babel enorme y filicida.

El pueblo elige al peor de sus hijos
y lo llama líder, pastor, presidente.
El pueblo elige la forma de suicidarse
entre los discursos más idiotas.

No me hables del pueblo
que devora el hígado del que lleva la luz
en sus entrañas.