Translate

domingo, 19 de junio de 2022

Yuyos encantados

Los poetas nos quedamos
como los yuyos jodidos,
lastimados y prendidos;
cuanto más duele, cantamos.
Los poetas presentamos
corazones embarrados
como cielos rebajados,
son retazos en oferta;
dejamos la puerta abierta,
somos yuyos encantados.

Somos yuyos encantados
molestando en el jardín
de la rosa, del jazmín,
de los brotes perfumados.
Somos los yuyos porfiados
que se niegan a partir,
acá es cantar y morir
para que viva la rima,
un canto que nos redima
y que nos haga vivir.





lunes, 30 de mayo de 2022

Asdrubalita

Hay unos ojos,
grisazules ventanas,
que buscan en los míos
un vínculo intuido.

Hay unos ojos,
azugrises cielos,
que interrogan con una curiosidad
que viene de otro tiempo.

La niña de los ojos
alterna seriedad con risas
y es increíblemente liviana
y dulce como el almíbar
que inaugura su sabor.

La niña del nombre de cuatro letras
inevitablemente recuerda
la risa de los ojos
de aquel abuelo que hacía
del mundo un nido 
para sus críos.

jueves, 21 de abril de 2022

Sonetillo del imbécil 2

No se merece soneto,
a lo más un sonetillo
cierto tipo medio pillo
que no conoce respeto


Y no deja el vaso quieto,
su ñata casi rastrillo
arrasa cuanto polvillo...
¡Habrase visto paleto!


Quizás, apenas asome
la blanca ñata la puerta,
podría quedar abierta


para que el imbécil tome
por la dirección opuesta,
y continuar con la fiesta.


martes, 12 de abril de 2022

Osos

 

A veces aplastado por una realidad ficticia,
a veces eufórico de planes,
vendiendo pieles de osos que me miran incrédulos.
La verdad es que llevo medio siglo
esperando un mañana perfecto
durmiendo siestas en tiempos de vigilia,
e insomne cuando la luna bendice
el cansancio de los justos.

Voy
a contramano por una autopista de ángeles borrachos
buscando el milagro o la tarjeta roja.
Acaso el cartel indicador,
el video para tontos que me muestre
cómo se armaba esta vida de segunda mano.

Mientras tanto alguna señal
-el beso de mi amada,
el abrazo de una sobrina,
la sonrisa tan joven como la recuerdo de niño-
me dice que si no es por acá,
a lo mejor no estoy tan lejos.

Los osos me miran codiciando mi piel.

sábado, 26 de marzo de 2022

Adagio sin final feliz

En mi país, que tristeza/ la pobreza y el rencor
Alfredo Zitarrosa

El viejo país con igual tristeza
mastica rencor a falta de pan
Los dueños de tierras y gente están
celebrando los odios y certeza

que sembraron en la dura cabeza
del pueblo que se muerde. Lo que dan
es veneno vendido con afán
de misionero. Murió la belleza,

junto con la verdad. No queda paz,
apenas peso de silencio triste
nada sobrevive, apenas existe

Ojalá pudiera, no soy capaz
de levantar el adagio al final.
Nubla mi cielo la sombra del mal.

domingo, 13 de marzo de 2022

Smoke

Para W.H

Nada más sensual 
y más vacío
que las volutas de humo
dibujando formas de cálido veneno
desde la brasa de un cigarrillo 
que se consume hasta quemar
el cenicero y mi alma.

El cigarrillo que ya no importa,
que ya no pide mis labios,
el humo azul como cortina
de unos ojos que ya no recuerdo.

El alma pesa
como el humo,
Me lo enseñó Paul Benjamin
En una pantalla donde se posaba la luz
de la linterna mágica.
Las luces ya no dibujan
formas sensuales y vacías.

Alguien en la calle me pide fuego.
Explico que ya no fumo.
El alma me pesa
más que el humo de Mr. Raleigh.
Adiós, Mr. Benjamin.

jueves, 24 de febrero de 2022

ruido

A veces la musa besa la tierra,
a veces niega su voz al poeta.
Los pálidos jueces, pose de esteta,
descargan diatribas, buscan la guerra.

más intentan dañar, pero más erra
su blanco el insulto. Pobre profeta,
el pálido juez árido, cometa
sin hilo se dispersa, se destierra.

A veces la musa no tiene ganas
de visitar a este pobre versero
y vienen a gritar su odio los jueces.

Entonces tienen sentido las vanas
palabras que desangro mientras muero,
y dejo a los áridos con sus heces.