Translate

miércoles, 17 de mayo de 2017

Todos los días

Todos los días intento
atrapar belleza en papeles eléctricos.
Todos los días fallo.
La belleza huye de mis manos
como el haz de luz que juega con un gato.

Todos los días veo pasar
todo el día.
Líquidos ríos que apenas mojan.
Y el tiempo va pasando y los ojos van perdiendo
su luz, como una linterna cansada
de jugar.

Todos los días mis sueños se alejan
con el doble despertar.
Amo desesperadamente
porque es la única forma que conozco
de amar.
Porque me quedan gotas de tiempo
que pronto caerán.

Todos los días. Hasta el día final.   

jueves, 11 de mayo de 2017

Virtual

Cuando todo es virtual
ni los abrazos tocan.
¿Dónde está lo real?
Eléctricos, se chocan
los signos en frenéticos
mensajes. Ecos de ecos
sin voces, de proféticos
adioses. Cielos secos.

Cuando todo es virtual
no es real ni el recuerdo.
Si no tengo no pierdo,
nunca llega el final.

martes, 9 de mayo de 2017

Generación

“Hace un buen rato ya que doy trabajo y vengo acostumbrándome al desuso de mi alma, a la razón del enemigo...” Alfredo Zitarrosa, Guitarra Negra.


Soy de una generación
que perdió los sueños a trompadas.
Perdimos,
               ya está.  
No quedan más batallas.
Somos
           soldados
                          obsoletos,
oxidados antes de brillar.

Hoy no valen los valores;
son como monedas de una república
vencida.

Distingo por la calle
             antiguos camaradas
disfrazados de jóvenes triunfadores.
Ojos opacos los delatan,
pero sólo entre los nuestros
si es que esa
                      palabra
aún tiene sentido.

Hay otros
que se preciaban de dirigir la manada
o rebaño,
da igual.
Esos nos venden hoy
la razón del enemigo
envuelta en hojas de diarios
revolucionarios.
Hojas amarillas de imprentas silenciosas.

Seremos,
                entonces,
                                integrados.
Política sin mente
                              correctos.
Política sin polis,
ciudadanos
                   sin ciudad.

Seremos,
                entonces,
                                cáscara biempensante.

Somos la generación olvidada,
que ya olvidó.

domingo, 30 de abril de 2017

Abril

Abril merece un poema.
Tal vez un haiku que diga

“El mimbre llora,
sus hojas sueñan horas
de primavera.”

La luz delgada del sol
todavía tiene la tibieza
necesaria de la nostalgia.

Tal vez
escriba un haiku
entre las hojas del mimbre vecino.

viernes, 28 de abril de 2017

Fotografías

Camino con mis ángeles y mis demonios,
soy una multitud en procesión sin bandera.
Y sin embargo soy menos que un átomo,
un destello ínfimo en el concierto de soles.
Camino en esta soledad de muchas caras
y de mi mano brotan, a mi mano llegan,
otros soles/parpadeos, otras fugaces
eternidades.

Camino
con el viento besando mi rostro múltiple y viejo.
Con la barba cada vez más blanca, cada vez más mía.
Camino con el viento hiriendo mi pupila única,
tan común como cualquiera.
El sol me bendice,
hiende su lanza en mi piel
como un tigre demasiado afable.

Me veo en fotografías de otras épocas y lugares.
Me veo en los rostros que jamás vi. En los ojos
que nunca se posaron en los míos.
Soy el que vengo siendo
desde el principio.

Camino con esos ojos que no son míos
y sin embargo ven ese sol
y ese horizonte
que me invita
todos los días
a caminar.

lunes, 10 de abril de 2017

Para ser un perfecto ciudadano

"El corazón tiene razones que la razón no entiende"
B. Pascal.

Para ser un perfecto ciudadano
uno debe extirpar las emociones.
Uno debe calcular las razones
que no entiende el corazón. Ser humano

es una distracción para la mano
que golpea maestros. Las acciones
requieren soldados, rudos peones.
Para pensar, el amo es soberano.

Para ser un ciudadano perfecto
debemos aprender bien los manuales
y cumplir con esmero nuestro rol.

Si por error pensamos, el efecto
será terrible. Veremos iguales
a todos los humanos bajo el sol.


Mundo

"La edad requería que cantáramos
y nos cortáramos la lengua"
E. Hemingway


El mundo se empeña en cortarme la lengua,
pero no dejo de cantar con los dedos.
El mundo se empecina en cerrar mi ventana
y abrirme pantallas de miedo y drogas
de venta legal.
El mundo se viste de trajes y palabras serias,
de ministros y presentadores de noticias
que fingen ser neutrales,
así como los mercenarios fingen ser soldados.

El mundo se esconde en la cabeza quemada
del tipo que me pone un revolver en el pecho
por dos monedas para colocarse mierda.

El mundo
disfrazado de academia y policía del arte,
censurará este poema,
acusándolo de prosa travestida,
pero eso ya no importa.

No importa la comodidad ni mis putos intentos
de ser lo que no soy.
No importa la censura ni la liviana queja cultural.
No importa nada, sólo el hambre
y la muerte encasquetada
de medio millón de dólares tomahawk.
Sólo el miedo y la negrura del Mediterráneo
como lápida eterna.

El mundo se empeña en quebrarme los dedos,
pero renacerán en muchas lenguas.

El mundo
somos nosotros
vestidos de un otro maldito.

viernes, 31 de marzo de 2017

Docente

Seguramente no dormiste,
o te costó enormemente.
Entonces llegás al liceo pateando los ojos
como si fueran piedritas.
Hoy es el día, pensás
y enseguida sabés que pensás algo obvio.
Para ese día no te prepara nadie.
Te dan consejos,
claro.
Te dan aliento,
claro.
Pero nadie te puede prevenir
acerca de lo que crece el mundo
cuando te dicen
“la clase es tuya”.
Veinte,
treinta,
cuarenta pares de ojos se clavan en tu persona.
Y vos arrancás con dudas, con miedo.
La lengua es una roca caliza
y las manos son de papel.

De repente pasa algo,
imperceptible
sutil como una mariposa en un museo,
algo que te hace sentir bien.
Entonces la clase fluye.
No sabés hacia donde, pero fluye.
La planificación previa era un mapa perfecto,
pero encontrás el tesoro en otra playa.

Cuando estás terminando
alguien
que recordarás toda la vida,
te dice profe.
Y sabrás para siempre que lo tuyo es eso.

Ser docente.

Letralia

Ser publicado, nuevamente, por una revista del prestigio de Letralia (Tierra de Letras), provoca un orgullo y una alegría que no puedo describir.
A los que quieran acceder, acá está el link:
http://letralia.com/letras/poesialetralia/2017/03/31/cuatro-poemas-11/

Pozo

Caigo en el pozo de la noche
con los sueños atados
como alas inversas.
Caigo en la profunda luna nueva
de su boca negra
como si fuera
por vez primera.
Beso el aire y lleno
de noche mis pulmones.
Fluyen nocturnos ríos
por mis arterias
y mis ojos emanan
una luz oscura.

Soy criatura de profundos cielos,
de sus blancos vuelos

y su roja furia.

martes, 21 de marzo de 2017

43

Hay números
que gritan silencios.
Cuarenta
y
tres
silencios no paran de sonar,
como alarmas
que joden la siesta democrática.
Cuarenta
y
tres
aullidos insepultos,
rajan América la pobre.
(El norte duerme
a prueba de muertos).
Ayotzinapa duele
cuarenta
y
tres
puñales en el pecho.

martes, 14 de marzo de 2017

Luz

Tan lleno de sombra
y debo ser luz
pisando este barro
que ayer regué con lágrimas falsas.
Debo ser faro
sin vocación, sin muros de piedra.
Debo ser luz sin luz en el pozo
que crece en mi pecho.
Debo ser al menos espejo
de brillos ajenos.
O cielorraso de arpillera pintada
donde brillen estrellas falsas
que adornen tu noche.
Debo ser luz parida
por la oscuridad de mi pecho,
ya pozo sin fondo
ni orillas.

domingo, 12 de marzo de 2017

Las niñas de Guatemala

Las niñas de Guatemala
no murieron de amor,
murieron calcinadas por el odio
de aquellos que debían protegerlas.

Las niñas de Guatemala
no tendrán canciones de bardos
enamorados. No tendrán carruajes
ni serán princesas Disney.

Las niñas de Guatemala
denunciaban violaciones, quemaban colchones.
Fueron encerradas como las obreras de Nueva York.
Las niñas de Guatemala
murieron de horror.

lunes, 6 de marzo de 2017

Volar o caer

En mi alma
el más profundo abismo
y la cumbre más alta.
Todo es cuestión de volar
o
caer.

Asomo mis ojos
cubiertos de miedo y fe.
Temo por mis alas de trapo
y suelto mi cuerpo sin red
sin hilo de plata
ni garantía.

Caigo dulcemente
abandonado al vértigo
que me arranca humanidad.

Veo al vacío que me besa y se va.

Entonces entiendo
extiendo
las alas que no quise ver.

Todo es cuestión
de caer
o
volar.

Debo volar para ser
la cumbre más alta
de mi alma.

Los signos que componen este verso

Duerme bajo mi piel un ser oscuro,
blanco como el fulgor de la ceguera.
me calzo sus ojos de primavera
y me hundo en el humo de mi futuro.

Un ser de alas adamantinas, duro
y limpio, atraviesa mi tensa espera.
Sus ojos de otoño otean lo que era
y lo que es, atraviesan cualquier muro.

Me visto con sus hábitos y veo
lo que me deja ver el universo.
Me visto como turista y paseo

con la sorda certeza del converso.
En las baldosas del camino leo
los signos que componen este verso.


jueves, 23 de febrero de 2017

Días

Hay días que me pasan
insípidos como una gelatina sin sabor,
se suceden como números en un registro contable.
Son días sin nombre con pretensiones de miércoles.

Hay días que me pesan.
Días que condensan el horror, el dolor, la amargura
cómo una sopa del infierno.
Son cicatrices en el calendario,
como el muñón que nos sigue doliendo la mano.

Hay días que se posan,
como dicen que bajó la paloma
sobre el hombre que bendijo el Jordán con su frente.
Días gráciles como niñas que danzan por vez primera.
Son días en que todo tiene sentido.

martes, 21 de febrero de 2017

Hombre nuevo

Para hacer al hombre nuevo
hay que matar
las ansias de matar
del hombre viejo.

Para hacer al hombre nuevo
hay que romper los viejos moldes,
hay que cantar con otras voces,
edificar un nuevo cielo.

Pero el hombre nuevo ya vivía
en esta tierra. Ya su huella
se leía en las estrellas.
Ya estaba el primer día.

Para hacer el hombre nuevo
hay que deshacerse de certezas,
hay que desnudarse de cortezas.
Hay que ser, pero sin miedo.

sábado, 18 de febrero de 2017

Meollo

El meollo o la cáscara, decía Berceo.
Y seguimos eligiendo la cáscara.
De todos los monos, los más tontos,
los que hablan y miran para otro lado
cuando una cría llora.

El soneto se desangra
endecasílabo y hermoso,
moribundo y rítmico;
pero el crítico se calza los lentes de escandir
y pasa olímpicamente de la belleza
como de una golondrina
que ya no volverá.

El meollo o la cáscara, decía Berceo.

Y seguimos resbalando.

viernes, 17 de febrero de 2017

Luces

Pequeñas luces parpadean atónitas,
sin comprender que su mera existencia
vencía sin remedio la oscuridad que las rodeaba
como una amenaza caduca.

El ojo las mira complacido
con su propia seguridad.
Cree que las crea al percibirlas.
Pero ellas están ahí. Flotan dulcemente.
Se multiplican, explotan. 
Por una sutil alquimia
forman vida que no brilla
pero absorbe luz y así,
con o sin taumaturgo,
pero porfiadamente,
justifican y dan sentido a ese tímido,
portentoso,
estallido inicial.

La vida es un océano
cubierto por amor
y otras estrellas.

La oscuridad,
miserablemente,
muere una
y
otra
vez.

La luz
renace
y
sobrevive
disfrazada de esperanza.

sábado, 11 de febrero de 2017

Diccionario para todos

Está disponible el libro Diccionario (Abrelabios, Rivera, 2016) en línea.
Pueden leerlo en la dirección: http://abrelabios.com/libros/DICCIONARIO.pdf
Por acá también pueden acceder gratuitamente a otros libros de la misma editorial:
https://issuu.com/deabrelabios

martes, 31 de enero de 2017

A la hora en que los vampiros vuelven a casa...

A la hora en que los vampiros vuelven a casa
y las luces se descuelgan lánguidas de las lámparas,
te sueño y despertando te sueño en la vigilia.

Los días se suceden como caballos en una carrera indefinida e infinita.
Cada noche me acuesto a tu lado y no imagino
otro lugar en el mundo para despertar a salvo.

Luego del café y el beso de hasta luego rentamos nuestro tiempo,
sonreímos a extraños y extrañamos el rincón nuestro,
el saludo canino insobornable y los brazos que rodean.

A la hora en que los vampiros salen de fiesta
y las luces artificiales opacan las estrellas,
los párpados caen como telones y sueño que despierto contigo.

lunes, 30 de enero de 2017

Palíndromos.

Seres rotos, rengos, chuecos,
nos disfrazamos de criaturas felices.
Maquillamos grietas de lágrimas, de cuchillos, de puños feroces.
Algunos tenemos suerte,
o algo así.
Tenemos alegrías, familia,
sueños en suspenso.
Algunos hemos sido
apenas rozados,
o algo así.
Cuando crucemos por la calle,
o cualquier otro infierno,
con otros seres,
palíndromos desafortunados
que estorbaron o sobraron
la planificación de los poderosos,
no los miremos como zoólogos;
sólo son nuestros hermanos,
o algo así.

domingo, 29 de enero de 2017

Fragmentos de mundo

Los aparatos me ladran fragmentos de mundo
que se clavan en mi pecho como esquirlas,
como pétalos de una bomba granada.
Ha muerto un muchacho cuyo nombre ignoraba ayer,
se transmiten números como una lotería de sangre,
hay tableros de alfiles heridos y millones de peones
desangrados en escaques con frontera.

Alguien ha seleccionado qué decir
y sobre todo
qué callar.

Unas familias demuestran
que los sueños tienen forma de ladrillo,
pero las cámaras
(¿importa si capturan el instante o un suceso?)
jamás pasaron por esa esquina.

Alguien ha decidido
que los sueños no venden,
ergo no existen.

Mientras tanto una palurda
con dinero
se perfora las uñas para colgarse metales.

Me niego a decir que informa
la maquinaria que fabrica noticias
como si fueran bombones
rellenos de aire envenenado.
Apenas son esquirlas
buscando carne para dormir.

martes, 24 de enero de 2017

Elementos: 1. Viento

El viento me invade,
me abandona.
El viento infla las velas de mi barco imaginario,
derriba los robles que no planté.
De viento se forman mis promesas
y en el viento se diluyen, infelices luciérnagas de un día.

He de pararme firme y hacer de mis pies raíces,
soportar el viento, ser uno con la tierra de mis padres.
He de ser el hijo que esperaban,
el hombre que besó mi amada,
he de ser mejor de lo que doy cada día.
He de ir a contraviento.
Será de dura roca mi palabra.

miércoles, 18 de enero de 2017

La culpa la tienen mis viejos


La culpa la tienen mis viejos.
Esa cosa de la ética y el laburo,
de ser y hacer,
de protestar un penal en cualquier cancha.
Si a usted le gustó una pizza, un poema,
un milagro de pies y manos en la danza de mi hermana,
ya sabe.
La culpa la tienen mis viejos.

Crecí mirándolos y admirándolos,
no les dije la cantidad de veces que quería
que los quería.
Me arrepiento de cada pendejada,
de cada palabra idiota que dije
y de cada palabra cariñosa que no dije.
Pero ya está, son puñales de karma que me llevo,
clavados en el alma.

Pero a pesar de mi necia manía
algo bueno habrá salido,
de eso
la culpa la tienen mis viejos.

Solidarios, laburantes, responsables,
esa pareja de uruguayos
que arrancaron soles al cielo
para sacarnos una sonrisa,
que regaron con lágrimas la tierra
para darnos comida,
son culpables de cada cosa buena que tenemos.

No lo dude, no busque en otro lado.

La culpa la tienen mis viejos.

domingo, 15 de enero de 2017

Publicación en "elMontevideano"

Ser publicado en elMontevideano es un honor. Que además haya un prólogo de Hugo Giovanetti viola encabezando la publicación de un poemario, es un privilegio. No alcanza la vida para agradecer tanta generosidad.
http://elmontevideanolaboratoriodeartes.blogspot.com.uy/2017/01/40-poemas-de-marcelo-sosa.html?spref=fb

viernes, 13 de enero de 2017

Sobremurientes

La ciudad tiene niños
sobremurientes.
Viven,
si el eufemismo tiene sentido,
al filo del corte
sobre los antebrazos.
No tienen nada más que el vértigo,
no tienen nada más que el miedo
del otro lado del caño.
Matar es una puerta
para no estar solos,
mientras la bala que los busca
baja en el puerto.
La ciudad tiene niños
cimarrones.

La ciudad tiene niñas que vuelan
con alas cortadas.
Hechas mercancía
incluso antes de menstruar,
han conocido más cárceles que escuelas.
Se disfrazan de mujeres
en oscuras terminales,
en rutas, en el puerto,
donde hombres vacíos las usan
como si fueran jabón.
Muñecas rotas sin niña,
vuelan
hasta caer.

La ciudad tiene hombres y mujeres
que se indignan sanamente al mediodía.
La hora del almuerzo se interrumpe
de realidad.
Como si alguien
de forma inoportuna
destapara el tacho de basura.
Algunos olvidarán o pensarán en heroínas turcas
a la hora de la siesta.
Otros intentarán ahogar la culpa
por no hacer nada
en poemas sin belleza
ni fe.