Translate

jueves, 22 de junio de 2017

A veces los demonios gritan...

A veces los demonios gritan
rasgando el velo del alma.
A veces resistir es un lujo
que no podemos darnos.
A veces la calma
es una ilusión lejana y perturbada
por el ruido de batallas sangrientas
que dejan tras sí páramos yermos.

Hoy no tengo fuerzas para cantar alegres canciones.
Mueren en mi boca antes de iniciar el vuelo.

No tengo otra salida que entrar
al pozo de mi alma.
Desarmado, deshabitado, sin fuerza ni temor.
He de entrar en mí, y mirar mis ojos más oscuros.
He de someterme al juicio de mis días
para poder limpiar
mi frente y mi boca.
Para poder cantar canciones
de alegre vuelo.




Publicar un comentario