Translate

lunes, 26 de junio de 2017

Hay un grito dormido

Hay un grito dormido
despertando mi pecho de tanta siesta,
de tanta hora que pasa sin nada.
Hay un volcán de la palabra,
en plena furia contenida.

De nada valen las caras amables ni los buenos días.
De nada vale fingir
que soy un ciudadano
y escribir cuidando los mensajes correctos
y la buena ortografía.
El que mira dentro de mis ojos
podrá asomarse a la ira y al frío
de mi volcán maldito.

Hay un grito despierto
durmiendo mis labios
de tanta palabra no dicha.
Hay un volcán de la furia
en plena hora contenida.

Cuando llegue la hora y se parta mi tórax,
como de una cárcel en plena fuga
huirán de mí todas las palabras muertas.
Se pagarán todas las veces que mordí el amor
y negué el odio,
todas las veces que negué esa moneda
a sus legítimos dueños.
Será un grito definitivo, último.
Dejaré mi alma en esa fuga
que nadie escuchará.

Hay un grito dormido en una ciudad sorda.  
Publicar un comentario