Translate

lunes, 15 de enero de 2018

Al costado de la ruta

La vida pasa al costado de la ruta.
Conducimos tan de prisa que no podemos quitar
los ojos del asfalto,
de las luces que se acercan y se van.
La vida,
es decir,
aquel cerro,
un ñandú abriendo las alas
Orión en plena cacería.
La vida,
es decir,
dos motitas de pasto
que nunca serán iguales.
El río bosteza bajo el puente y no lo oímos,
no asociamos esa vena negra de agua y roca
con la línea azul que alguna maestra
se empeñó inútilmente
en trazar para nosotros.
Cuando llegamos el paisaje se hace conocido
y decimos alegremente
"estamos en casa".
Tontos.
Siempre estuvimos en casa.

Orión sigue cazando y no ve
a los pequeños seres que no ven
más allá del asfalto.

viernes, 29 de diciembre de 2017

Aguas del río

Me niego a realizar balances de vida.
Es como intentar dividir las aguas de un río con centímetros
y decir
"hasta aquí bajaron turbias", "he aquí la pureza",
"de estas aguas han bebido,
para su fortuna,
mis enemigos".
No, no he de crear ficciones
y pretender su verdad,
para eso están los historiadores.

He de agradecer, como todos los días,
que ha girado la rueda de los tiempos,
y he sido bendecido con amigos,
que me han bañado mares nuevos
y mi rostro se ha lavado con lágrimas viejas.
He de agradecer la vida,
la misma que se escapa como agua de un río frío,
o de un mar cálido.
He de agradecer que me baño en los ojos de mi esposa cada mañana
y que de ellos nazco renovado.
He de agradecer que puedo ver y abrazar a mi madre.
He de agradecer que veo crecer
la sangre de mi sangre.

Me niego a realizar balances,
para eso están los contadores y sus monedas.
Yo no podría afirmar si el nuevo calendario
me encontrará un quince por ciento más o menos feliz.
Sólo puedo afirmar que por cada dolor
he recibido el doble de alegría.

Me niego a realizar balances
y decidir si la temporada ha dado más o menos frutos.
Para eso están los economistas.
Yo sólo sé que debo seguir sembrando, haciendo,
más incluso que ayer.
Yo sólo sé que esta tarde llegaré a mi casa,
abrazaré a mi esposa y he de agradecer
por ese abrazo.

Me niego a realizar balances,
sólo puedo,
malamente, con limitados trucos de versero,
hacer esto que mis amigos, generosos,
amables,
amigos, al fin,
llaman poesía.

lunes, 18 de diciembre de 2017

Tiempo (2)


El tiempo son monedas
inmunes a los avaros.
No suenan mucho en mi bolsillo, ya van quedando pocas.
Los días se escurren como agua
y prefiero bendecir la lluvia
a maldecir su brevedad.
El tiempo
ha sido suficiente
y todavía tengo monedas en los bolsillos
para gastar en grande
la pequeña fortuna.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Lugar

Hay un lugar
donde todos los sueños se cumplen.
Es un lugar fuera del tiempo,
fuera
de toda percepción.

Hay un lugar
con el que sueño todas las noches
y luego olvido todas las mañanas.
Es un lugar
fuera de mí
y de mis intentos.

Hay un lugar
que cuelga como una espada
sobre mi almohada.
Allí encontraré mi premio
y mi maldición.

domingo, 19 de noviembre de 2017

Circo

Me dicen que el pueblo
es esa marioneta
creada por el circo.
Me grita el pueblo
que no joda con poesía
a la hora de la siesta.
A nadie le importan
tus putas emociones, dice,
mientras pide sangre por sangre
para sentirse menos sucio.
El pueblo se lame las heridas
con lengua de lija,
con cianuro, con glifosato.
Es todo parte del circo marca Acme,
la vieja proveedora de armas del coyote.
Cerca de la ruta hay gurisas
que venden su futuro en oscuros camiones.
"Deus é meu pastor"
dicen algunas chapas.

Me dice el pueblo que no joda
con la puta poesía.
Cerca de mi banco,
en la plaza, un tipo de mi edad
se palpa la entrepierna
al ver pasar niñas de trece años.
Alguna vieja comenta
que son muy ligeritas.

Me dicen muchas cosas,
de un pueblo que perdió el alma
en las arenas del circo.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Arte poética (2)

Las artes son hábitos del hombre,
que se viste haciendo y así se construye a sí mismo.
Mujeres que se tejen y dibujan.
se renuevan y renacen en las obras de sus manos.
No hay mucha diferencia entre el arte efímero
y aquel con tanta pretensión de eternidad
como el cuerpo que lo sostiene.

Entre ellas la palabra.
Entreverada y presente,
con su escasa reputación de obrera
la palabra llueve y moja.
Pero su portador no es sacerdote de arcanos.
El poeta es uno más entre los oficios,
Por bello que sea
el producto de sus manos.


lunes, 13 de noviembre de 2017

Apenas una niebla

El día se inicia con una claridad que hiere.
Descubro súbitamente que no hay ángeles sobre mi cabeza,
que la luz traspasa mi piel apenas modificada,
como si la ensuciara apenas una niebla.

La gente me mira con el aire extraviado
de quien recuerda un rostro sin nombre.
Mis palabras suenan
como el eco de monedas invisibles
tintineando en un piso de cerámica.

Me descubro siendo levemente,
como un huracán que se descubre suspiro.

Entonces se produce una revelación segunda,
que le da forma y sentido
al vacío de mi alma.
No soy si no doy.
Me cuesta entenderlo,
demoro siglos.
Luego siento un tibio aleteo
sobre mi cabeza.