Translate

domingo, 6 de noviembre de 2016

Anticonsejos

La cobardía es asunto
De los hombres, no de los amantes
Silvio Rodríguez.

Si querés hacer poesía, querido niño,
tenés que sangrarla. Parir cada verso
y luego romperlo en pedazos.
Para hacer poesía tenés que hacer
artesanía, filicidio, arte cruel, amor sagrado.
Juntar los pedazos de tus heridas
y volver a mojarlos con sudor.
Dejate las manos y los ojos, que te duelan
como un round final contra la muerte.
Buscá la perfección y cuando la encuentres
volvé a romperla.
Para hacer poesía
jamás desnudes tu alma
a los putos críticos.
Ellos son buitres impotentes,
caricatura del arte en harapos de colores.
Para hacer poesía, mi niño
tenés que despreciar los laureles,
la palmadita en la espalda en el boliche,
el prólogo servil del consagrado.

Para hacer poesía, mi niño,
tenés que hacer
la revolución; la poesía no es asunto de cobardes
ni de tibios.

Finalmente reíte de los consejos.
No hay como los errores propios;
los viejos poetas aprendieron de los suyos,
luego se sientan, borrachos, y escriben:

“si querés hacer poesía, querido niño...”.
Publicar un comentario