Translate

sábado, 7 de julio de 2018

Poema


El poema nace del espanto
como una reacción impostergable.
El pobre tipo al que los demás llaman poeta
camina como cualquiera hasta que lo quiebra
un rayo de maldad, un atisbo de belleza,
una salpicadura leve de la verdad cruel y pura.

Entonces necesita escribir
como si fuera un profesional de la palabra
y apenas logra balbucir un conjuro triste,
desprovisto de toda estética y grandeza.

Ese trasto,
ese enmarañado tejido de frases,
será llamado poema
por un piadoso o por un cínico.

En realidad es un escudo,
maltrecho y agónico
con el que a duras penas y por minutos
podrá defenderse
del grito de la calle horadando su alma
de viejo culpable.

Publicar un comentario