Translate

miércoles, 18 de enero de 2017

La culpa la tienen mis viejos


La culpa la tienen mis viejos.
Esa cosa de la ética y el laburo,
de ser y hacer,
de protestar un penal en cualquier cancha.
Si a usted le gustó una pizza, un poema,
un milagro de pies y manos en la danza de mi hermana,
ya sabe.
La culpa la tienen mis viejos.

Crecí mirándolos y admirándolos,
no les dije la cantidad de veces que quería
que los quería.
Me arrepiento de cada pendejada,
de cada palabra idiota que dije
y de cada palabra cariñosa que no dije.
Pero ya está, son puñales de karma que me llevo,
clavados en el alma.

Pero a pesar de mi necia manía
algo bueno habrá salido,
de eso
la culpa la tienen mis viejos.

Solidarios, laburantes, responsables,
esa pareja de uruguayos
que arrancaron soles al cielo
para sacarnos una sonrisa,
que regaron con lágrimas la tierra
para darnos comida,
son culpables de cada cosa buena que tenemos.

No lo dude, no busque en otro lado.

La culpa la tienen mis viejos.
Publicar un comentario en la entrada