Translate

martes, 28 de abril de 2015

Han matado el mañana

crece desde el pueblo el futuro
Alfredo Zitarrosa

Han matado el mañana.
Lo arrancaron de nuestras manos
dejándonos como bandera
el vacío y la estupidez.
Han instaurado el hoy perpetuo,
hueco como una calabaza de plástico
en una fiesta trasplantada y transgénica,
este hoy que no termina
es una cirugía que miente vida.

Han matado nuestro anacrónico mañana
para no buscar repuestos,
y llenaron nuestras manos de aparatos
que no besan el viento.
Transitamos sin destino
el estúpido vacío
en un hoy sin ternura.

Desterraron el error por puro miedo,
crear es una osadía imperdonable
y saber es un pecado
en esta ciudad de luces frías
esta ciudad
sin ciudadanos.

Han proscrito la palabra futuro
y se ha reciclado la vieja retórica
con nuevos eufemismos;
el lenguaje es una máquina de mentir
y pensar es un pasatiempo
cuyo tiempo ya pasó.
En este desordenado orden impuesto
la poesía es un artefacto
de instantes superfluos.

¿Y entonces qué?
Sobrevivir al absurdo,
gritarle al cuervo “nunca más”,
fabricar signos nuevos
con paciencia de artesano.
Restituir el valor de la palabra
y darle vida.

Cuando no hay mañana hay que hacerlo,
no se puede comprar esperanza
en la feria de viejas promesas,
se construye de barro,
como hace el hornero con su nido.


Publicar un comentario en la entrada