Translate

lunes, 13 de abril de 2015

Chau, Eduardo.

Chau, Eduardo.
Contigo se va un penúltimo chau a mi viejo.
Al mundo y al micromundo que compartían.
Ambos me enseñaron que el segundo que corre
era más importante que el segundo que duerme
sin soñar.
Chau, Eduardo.
Te imagino dibujando chanchitos en las nubes,
preguntando donde para Obdulio,
poniendo vagamundo como profesión
en el último pasaporte.
Chau, Gius.
Si ves a mi viejo por ahí,
contale de su nieta,
hablale del último gol de Suárez,
decile de mi parte que Piriápolis está preciosa.
Chau, Eduardo,
que es decir,
hasta luego.




Publicar un comentario en la entrada