Translate

jueves, 30 de enero de 2014

Poetas muertos

"mantienen a estos íconos como templos impenetrables" Hoz Goliardo Léudnadez

Este culto de los poetas muertos
-pisar sus huellas, imitar su estilo-
apaga su estrella, muerde su filo,
torna banales los viejos aciertos.

Hay poetas bien vivos y despiertos
que quiebran con sus versos el tranquilo
dormitar de los museos. En vilo
descubren oasis en los desiertos.

Hay un cierto goliardo mexicano
que cada vez que escribe abre camino
-pluma fácil que se vuelve machete-

un joven viejo, buscador de arcano
arte. No se conoce su destino:
todo lo da porque nada promete.
Publicar un comentario