Translate

martes, 21 de enero de 2014

Bestia

La bestia que me habita camina por mi esófago como un vómito con cuchillos. Se trepa a mis orejas y me grita, me hiende su lengua volcánica hasta ponerme al borde de la locura. Me impongo, la escupo, la trago una y mil veces, la baño en café y alcohol hasta que logro callarla. A veces tengo días de tregua. Le permito guiar mis ojos pero jamás mi voz, mis ideas pero jamás mis actos. Es un truco destinado al fracaso.
Una vez intenté exorcizarla, pero se rió de los intentos fallidos del sacerdote. Me explicó que no es demonio, que es parte de mí, que es como mi reflejo, pero en mi interior. Es por eso que busqué una forma más efectiva de alejarla.

Ahora veo ese cuerpo desnudo, caído sobre un costado y aún sosteniendo a medias un revólver humeante y aunque demoro unos instantes, termino por comprender todo. La bestia soy nosotros, mi cuerpo era sólo un vehículo. Pero siempre se podrán encontrar mejores.
Publicar un comentario