Translate

jueves, 5 de noviembre de 2015

Crisis

Es un error pensar que la crisis en la educación pase por la pérdida de días de clase. Eso es una consecuencia de la crisis y no su causa. La crisis en la educación pasa porque el modelo instalado en los 90 no se soporta más. 
1) Hay una superpoblación de los centros porque aumentó la matrícula. Al mismo tiempo en todos los partidos se pregona el tiempo completo como solución a la baja de calidad, lo que no tiene sustento pedagógico ni evidencia empírica = técnicos que hablan de lo que no saben y políticos demagogos que venden versos que suenan lindos.
2) Hay una baja en la calidad que tiene muchas causas, entre otras la imposición de un paradigma docente en Primaria en los años 90 que dejó de "corregir" a los alumnos, pero también la caída de profesionalismo en la tarea docente, sobre todo en Secundaria, debido entre otras cosas a la baja remuneración. Estamos hablando de una carrera de nivel universitario de cuatro años para la que el ente regulador (ANEP) no exige título habilitante. 
3) No hay políticas de estado en educación. Lo que hay son políticas llevadas a cabo por los gobiernos de turno, las que nunca involucran a los actores, comenzando por los docentes. Hay ensayos de laboratorio que se prueban en conejillos de Indias humanos, en condiciones óptimas para luego extrapolarlas a condiciones pésimas. 
4) Se instaló en la sociedad, luego de todo lo anterior, la idea de que los docentes deben trabajar como jornaleros, ganar como peones de estancia y ser profesionales como cirujanos. Y si no cumplen con eso y además pretenden tener derechos sindicales, son culpables de la pérdida de días de clase y por ende provocadores de la crisis en la educación. 
5) Acá de lo que se trata es de tomar partido. Pensar con independencia de posturas prefijadas por la autoridad partidaria es una actividad que distrae de lo verdadero que es A) decir que está todo bien. B) decir que está todo mal.
Publicar un comentario