Translate

sábado, 29 de agosto de 2015

El pueblo

El pueblo es una bestia de mil cabezas
y un corazón crucificado.
El pueblo es uno y millones,
como las arenas de un desierto
también cabe en el balde de un niño.
El pueblo duerme ignorándose,
en su casa los espejos muestran complacientes
una dulce mentira.
Desconoce su vocación de sujeto,
y su diversidad, que es su mayor riqueza.
Los poderosos temen su despertar
y lo dividen, lo separan y enfrentan.
Le hacen creer que ha triunfado,
que no hay nada más allá
de este presente de somníferos y máscaras,
de este presente que esconde matanzas bajo la alfombra
del mar Mediterráneo.

El pueblo es un ángel con alas manchadas de petróleo,
un ángel que ha olvidado volar,
que ha olvidado su gracia
en una transmisión televisiva del circo romano.

El pueblo es un condimento de discursos floreados
que levantan escaleras a ninguna parte.

Hoy recostaré mi cabeza en el regazo del pueblo,
como uno más de sus cachorros
y lloraré mi sueño perdido,
mi soledad compartida,
esperando un alba que no llega,
pero dicen,
está al otro lado del mañana.


Publicar un comentario en la entrada