Translate

sábado, 27 de julio de 2013

gurises

En el invierno infierno se congelan soles,
no hay donde cobijar esperanza de un tibio mediodía,
el viento se mete como cuchillos en la ropa vieja
y el hambre es ausencia presente en las tripas.

Pero hay quien da y no da del cielo
no da con fotógrafos ni con cientos de fans capturando sonrisas.
Hay quien da lo que no tiene
de pura vergüenza de tener un techo y un plato caliente en la mesa.
Hay quien da porque sí, por que le duele la infamia.

Ese pequeño gran puñado de seres
no dan solo esperanza
dan dignidad, reciben más que un gracias:
reciben también soy un hombre y quiero ayudar.
Esos gurises no salieron en la foto de los diarios
recibiendo medallas por un plato de sopa caliente y un café
aromando amores que no son de telenovela,
que son de humanidad.

Esos gurises me dan vergüenza de mi frazada y mi viejo escepticismo.
Esos gurises me dan confianza en el mundo,
en su lado izquierdo,
allá,
donde bajito,

se escucha latir.
Publicar un comentario en la entrada