Translate

miércoles, 29 de octubre de 2014

odio

Hay un pueblo que lleva
el odio en sus entrañas,
guarda una apariencia
de cívica tolerancia:
dice “buenos días”
pero piensa vieja/
pendejo/bolche/facho/negro/
trolo... siempre con el mismo apellido,
De Mierda.
Hay un pueblo que mastica odio
como si fuera alimento
y baja de las alturas
como un maná maligno.
Allá arriba sus líderes ciegos,
envalentonados por el poder
-ese quinto jinete-
profieren muerte escondida en palabras.
Riegan la tierra con la escoria de sus voces.

Hay un pueblo que alguna vez sentí mío

y hoy siento cada vez más extraño.
Publicar un comentario en la entrada