Translate

viernes, 15 de marzo de 2013

Amargo


Es amargo el pan en la boca cuando el odio quema las tripas.
No vale la pena, me dicen los especialistas en mis penas,
pero el odio no escucha consejos de buena fe.
Así que tragaré mi pan amargo y dejaré que los labios
se impregnen de la mala verdad.
Quedarán quietas las manos, por ahora,
pero no confundan espera con resignación,
ustedes, los de sillón dulce, que treparon allí
escalando cadáveres de compañeros.
A ustedes les llegará la hora que hiere,
y entonces no valdrán ya las mentiras.
Publicar un comentario en la entrada